Asociación Ecuatoriana de Psiquiatria

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Homenajes Homenaje al Dr. Fernando Dominguez

Homenaje al Dr. Fernando Dominguez

E-mail Imprimir PDF

 

HOMENAJE  POSTUMO AL DR. FERNANDO DOMINGUEZ


 

 

Es difícil el aceptar la partida definitiva de un amigo, sobre todo de alguien como Fernando Domínguez, se vuelve difícil de procesar el hecho de no contar con su presencia , presencia que implicaba afecto, inteligencia, buen humor, solidaridad, sabiduría.

 

Que gran perdida, injusta, porque seres de la dimensión de Fernando, deberían  estar con nosotros para siempre. Que gran  perdida para su familia, sus amigos, sus colegas, sus alumnos, para la sociedad,  en fin para la humanidad entera.

 

Fernando Dominguez nace a inicios de los años 50  en la población de San Juan en la provincia del Chimborazo, pequeño poblado a los pies del coloso,  y paso obligado para quienes se prueban a si mismos en el intento de conquistar su altísima cima, por allí transitaron  Humboth, Pedro Vicente Maldonado, Simón bolívar, Wimper, entre muchos ilustres personajes.

 Hijo de un San Juaneño y de un Orense, esta simbiosis de dos regiones geográficas de la patria se manifestaría en Fernando, en su temperamento: alegre, aventurero, audaz, conquistador, matizado con  nostalgia del páramo,  y un especial deleite por  la música nacional andina.

 

Como un regalo especial a sus amigos íntimos e iniciados como el nos llamaba nos invitaba a su san Juan querido, allí nos deleitaba con el calor de sus padres, un paisaje maravilloso, la comida tradicional, el trago recién destilado de caluma

Nos recostábamos a orillas del riachuelo que le vio crecer y nos relataba que hasta los 12 años luego de terminar sus clases en la escuelita del pueblo pastaba  ovejas, pero mientras ellas se alimentaban yo ya le leía a Shakespeare nos comentaba con orgullo, es que su afición por la lectura casi nace con el mismo.

 

Como un acontecimiento doloroso nos describe el día que su padre decide internarlo para que estudie la secundaria en un colegio religioso en la población de Conocoto, el cambio fue brutal, el estilo de vida casi espartano de los curas dominicos contrastaba  con la libertad de su páramo, el amor maternal, sus amigos y las primeras ilusiones de amor.

 

Seis años permanece en este internado el cual forjaría su espíritu y su mente, el. Recuerdo de su internado era:  de profesores sabios, disciplina estricta, formación intelectual y física intensa, a tal punto que nos comentaba con humor que el único programa que les estaba permitido ver  por TV  duraba 30 minutos los días  domingos,  la película era la serie Rin Tintín, a las 5 30 se apagaba el televisor hasta la siguiente semana.

 

Sus primera inquietudes sexuales nos relataba, fueron estimuladas  por las aventuras el rey Salomón exquisitamente descriptas en cantar de los cantares de la Biblia, ese fue  mi primer manual erótico nos comentaba con ironía.  

 

Como parte de su instrucción el aprendizaje del griego y el latín eran obligatorios, este recurso le sirvió para convertirse en un admirador profundo de la cultura griega y latina , en las cuales profundizo su estudio hasta convertirse en un verdadero filosofo, preceptos sobre el bien, la verdad y la belleza , guiarían su diario vivir para siempre.

 

El estudio de la carrera médica fue motivado por su gran sentido humanista y solidario con el dolor del ser humano, siempre se mostró compasivo y generoso

Al prestar sus servicios, tenia una especial afinidad hacia los niños por lo que le parecía incompresible que existiera sufrimiento en ellos y peor aun maltrato y discriminación, de las pocas veces que le vi perder el control fue ante un esposo y padre maltratador en la consulta externa  del hospital julio Endara, tuve que detenerlo para que no le propinara una paliza a ese individuo.

 

           Su inclinación como especialista de dirigía hacia la neurocirugía en donde ya había tenido un buen entrenamiento trabajando en el hospital Luis vernaza de guayaquil, pero fue la psiquiatría  en la que definitivamente  se quedo, gracias a la experiencia que como medico residente tuvo en el hospital Sagrado Corazón de Parcayacu y sobre todo a la influencia de muy buenos amigos como Vladimiro Oña, Max Aguirre, Marco Buendía , entre otros colegas.

 

Vale la pena mencionar que estuvo a un paso de viajar con una beca a Alemania para estudiar neurocirugía y también de enrolarse en la marina como medico  (siempre soñó ser marino) pero el inicio de la guerra con el Perú le frustro este sueño. Su destino estaba con la psiquiatría.

 

Es en esta etapa de su vida donde por motivo del postgrado de psiquiatría en compañía de los colegas Cecilia Portilla, Nancy Calero, Edwin Dávila y Roberto Galarza fallecido en el primer año del postgrado, iniciamos una amistad muy estrecha que duro hasta su muerte.

 

Que privilegio haber sido su amigo, fueron incontables  horas de dialogo  enriquecedor , era una fuente inagotable de sabiduría, matizada de sencillez y buen humor, era admirable su capacidad de asombro y de disfrute de las cosas sencillas de la vida  que  en ultima instancia son los pilares de la felicidad, parecía un niño descubriendo el universo, adoraba el sol por eso se identificaba con los egipcios y los incas, adoraba el buen comer, los placeres del sueño, del amor , del vino, Eros, afrodita , Baco y príapo eran invitados obligados en nuestras reuniones.

 

Lo vi. Reír a carcajadas tantas veces, pero también le vi. Llorar sobre todo por las injusticias de la pobreza, de la enfermedad y la muerte, es que a Fernando Domínguez como a los grandes seres, la vida le probo en la adversidad, una grave situación económica le sobrevino no bien nacida su primera hija, sin trabajo y solo con el mínimo ingreso de la beca del postgrado inicio una crisis de ansiedad y depresión intensos, producto de los cuales a decir de Fernando, fue el inicio de su diabetes que le amargaría  el resto de su vida.

 

 En ese momento decide convertise en vendedor de libros, años después me comentaba,” Que vergüenza tenia al principio para vender un libro hoy ni Og mandino me hace sombra como vendedor “Que acierto el que FDR se dedicara a vender libros, nadie mejor que el podría hacerlo, conocedor profundo de la literatura y la filosofía tuvo la oportunidad de convertirse en nuestro asesor de buenas lecturas, si alguna inquietud teníamos sobre el tema el nos lo resolvía con total solvencia:

Neruda, Kasansakis, Svigth,  Frakn, Montalvo, Kafka, Alan poe, Nieshe, Garcia Lorca, Spinoza, Schopenhauer, Freud, Séneca, Pascal, San agustin,Camus y mas estaban a nuestro alcance por que  el los conocía a todos.

 

Sintió el dolor atroz de la injusticia, la falta de libertad, el trato inhumano y la desesperanza en las cárceles en donde realizo su trabajo de perito psiquiatra llegando varias veces a concluir que la especie humana es una aberración de la naturaleza y como tal tiene sus días contados.

 

Siempre recordaremos sus intervenciones magistrales como orador abordando temas como la vejez, la muerte, la ternura, la ética, la filosofía, sus intervenciones eran un bálsamo para el espíritu.

 

En fin luego de veinte años de amistad no puedo sino agradecerte la posibilidad de haber sido tu amigo,  admire tu honestidad, inteligencia, humanidad y buen sentido del humor, me contagie de tu gusto por la vida, aprendí a disfrutar del sol de la mañana y de la sensación de sentirse vivo, de recostarse en la hierba y reírse a carcajadas, saber que este puede ser el ultimo día y hay que vivirlo con intensidad.

 

Fernando: Ya  te has presentado al juicio de osiris, los 42 jueces han evaluado tu vida, ha sido pesada tu conciencia y moralidad  materializada  en tu corazón , frente al Maat o la armonía cósmica simbolizada en una pluma, la balanza se ha  equilibrado, has iniciado tu camino hacia la tierra de la eterna fertilidad, el delta del Nilo espiritual, disfruta querido amigo de tu paso hacia el perfeccionamiento.

 


 

 

Realizado por: Carlos Jaramillo Arboleda

Última actualización el Jueves, 08 de Abril de 2010 17:14  

Anuncios